Thursday, March 3, 2011

Lent is an occasion to stand for Life & Dignity

By Bishop Gerald Barnes
Diocese of San Bernardino

I have stated before my dismay at the lack of civility in politics today, and I know I am not alone.

The hostile tone of speeches and debates, the thinly-veiled use of violent imagery in media and advertising; the callous and inhumane way some of our brothers and sisters are scapegoated for the sake of scoring political points. It’s enough to make you throw up your hands and say ‘I don’t care’ or ‘Why bother?’ If you read the latest public opinion surveys more and more Americans are feeling this kind of frustration and apathy with the political process.

As Catholics we are called to a different response. There is simply too much at stake for us to sit silently when policies and laws are made that impact our families, neighborhoods and society. If those last six words sound familiar it is because they are found in the impact statement of the Diocese of San Bernardino. We set forth, in that vision, to fill lives with hope through the impact of the Gospel. It is in this commitment that we also commit ourselves to proclaiming the teachings of Jesus in public – even in the political arena.

Our Lord calls us to stand up for the dignity of every human person, without exception. So when we see laws debated that impact the unborn, the elderly, the immigrant, the poor, the sick and the imprisoned, or when we hear of policies concerning our God-given right to education, health care or employment, we speak the Gospel truths to those in government.

This month, on March 13, our diocese will celebrate this call to public participation with “Life and Dignity Sunday.” Our parishes will offer those at Mass an opportunity to join the Catholic Legislative Network (CLN), an on-line resource for Catholics to receive regular information about public policy issues that impact Church teaching. The CLN helps us connect the teachings of our faith with the political events and issues of the day. Updates arrive via e-mail once a week. If you feel called to contact your local legislator on one of the issues you read about, the CLN gives you the roadmap to do so.

I strongly urge you join the Catholic Legislative Network. If we are to be a voice for life and dignity we must be aware of the many ways it is threatened, or supported, by our public policies.

Life and Dignity Sunday falls on the first Sunday of Lent this year. Some may wonder why we have chosen the beginning of this holy season, which is characterized by reflection and sacrifice, to promote participation in government. I assert that it is wholly appropriate.

Though many have come to practice almsgiving by sharing their resources with the needy, the call to give alms during Lent is more traditionally equated with “seeking justice for our neighbor.” I can think of few better ways to do that than to stay informed on issues of importance to our faith and speaking out when necessary to those who make the laws.

And think of it this way, if you’re looking to give up something for Lent, join the Catholic Legislative Network and give up 10 or 15 minutes a week to look at public policy issues from the Catholic perspective.

I offer my prayers and blessings to all for the coming Lenten season. May we grow ever closer to the loving presence of our Lord Jesus Christ.

La Cuaresma es una ocasión para pronunciarnos a favor de la Vida y Dignidad

Por Obispo Gerald Barnes
Diócesis de San Bernardino

Anteriormente he manifestado en estas páginas mi consternación ante la falta de urbanidad que vemos actualmente en la política, y sé que no soy el único. 

El tono hostil de los discursos y debates, el uso ligeramente disimulado de imágenes violentas en los medios de difusión y publicidad; la manera insensible e inhumana en que nuestros hermanos y hermanas son usados como chivos expiatorios con el fin de ganar puntos en la política.  Es suficiente para hacer que te des por vencido y digas ‘no me importa’ o “¿Qué caso tiene?’  Si leen las encuestas más recientes sobre la opinión pública más y más americanos están sintiendo este tipo de frustración y apatía con el proceso político.

Como católicos somos llamados a responder de manera diferente.  Simplemente, hay demasiado en juego para que nosotros nos quedemos callados cuando se están haciendo leyes y políticas que afectan a nuestras familias, vecindarios y sociedad.  Si esas últimas seis palabras les suenan conocidas es porque se encuentran en la declaración de impacto de la Diócesis de San Bernardino.  Expusimos, en esa visión, nuestra misión de llenar vidas de esperanza con el impacto del Evangelio.  Es en este compromiso que también nos comprometimos a proclamar las enseñanzas de Jesús en público – aun en el ámbito político.   

Nuestro Señor nos llama a defender la dignidad de todo ser humano, sin excepción.  Así que cuando vemos el debate sobre leyes que afectan a los no nacidos, a las personas de la tercera edad, a los inmigrantes, los pobres, los enfermos y los encarcelados, o cuando escuchamos sobre políticas concernientes al derecho que nos da Dios a la educación, atención médica o empleo, expresamos las verdades del Evangelio a los funcionarios gubernamentales. 

Este mes, el 13 de marzo, nuestra diócesis celebrará este llamado a la participación pública con el Domingo de la Vida y Dignidad”.  Nuestras parroquias ofrecerán a los asistentes a la Misa una oportunidad para que formen parte de la Red Legislativa Católica (CLN), un recurso vía Internet para que los católicos reciban información periódica sobre cuestiones de política pública que tienen un impacto en la doctrina de la Iglesia.  La CLN nos ayuda a vincular las enseñanzas de nuestra fe con los sucesos y cuestiones políticas del día.  La información llega por correo electrónico una vez por semana.  Si se sienten llamados a comunicarse con su legislador local sobre una cuestión que se les comunique, la CLN les da las rutas para hacerlo. 

Los exhorto enfáticamente a que se unan a la Red Legislativa Católica.  Si vamos a ser una voz a favor de la vida y dignidad debemos estar concientes de las muchas maneras en que nuestras políticas públicas la amenazan, o apoyan.

El Domingo de la Vida y Dignidad cae el primer Domingo de Cuaresma este año.  Algunos se preguntarán por qué hemos elegido el comienzo de este tiempo sagrado, que se caracteriza por la reflexión y el sacrificio, para promover la participación en cuestiones gubernamentales.  Les aseguro que es totalmente adecuado.   

Aunque muchos practican las obras de caridad al compartir sus recursos con los necesitados, el llamado a las obras de caridad durante la Cuaresma se iguala tradicionalmente con “procurar la justicia para nuestro prójimo”.  Considero que una de las mejores maneras de hacerlo es manteniéndonos informados sobre cuestiones de importancia para nuestra fe y expresando nuestra posición, cuando sea necesario, a quienes hacen las leyes. 

Y véanlo de esta manera, si están buscando algo de que privarse durante la Cuaresma, únanse a la Red Legislativa Católica y dediquen 10 o 15 minutos a la semana para ver las cuestiones de política pública desde la perspectiva católica. 

Ofrezco mis oraciones y bendiciones a todos para el tiempo de Cuaresma que se avecina.  Ruego y espero que nos acerquemos cada día más a la presencia amorosa de nuestro Señor Jesucristo.

No comments:

Post a Comment

We encourage dialogue in the spirit of Christian fellowship, however any offensive, hostile or messages that go beyond the scope of the blog topic will be censored.

Alentamos el diálogo en un espíritu de compañerismo cristiano, sin embargo, cualquier ofensiva, hostil o mensajes que van más del tema del blog será censurado.